Adiós, Maestro.

Hoy es un día muy triste para la literatura porque ha muerto uno de los grandes, el mejor: Sir Terry Pratchett.
Ni siquiera recuerdo qué edad tenía cuando leí la primera novela del Mundodisco; once, tal vez doce años. Brujerías fue la primera y todavía, después de tantos años, me sigo emocionando al sumergirme en ese disco tan maravilloso que vaga por el Universo sostenido por cuatro elefantes que viajan a lomos de una tortuga gigante. El caso es que he crecido con sus novelas: me he emocionado, reído a carcajadas, aprendido sobre la vida y la escritura y he disfrutado cada palabra, cada frase y cada una de sus "Verdades como Puños". Para mí no hay ni habrá ningún escritor que lo supere porque su humor y su visión del mundo son únicos e irrepetibles.
No sé si podréis llegar a entender lo triste que me siento, quizás muchos fans se sientan igual de desamparados tras la noticia, el caso es que desde hoy la Fantasía y la Ciencia Ficción se han quedado huérfanas. Al menos nos ha dejado gran parte de él impresa en sus novelas. Su obra será eterna.

1 comentario:

  1. Está padrisimo tu blog. Pásate por el mio. Twiter: @resenamesta ¡Saludos!

    ResponderEliminar